"Ignorar el cambio climático será la más costosa de todas las opciones posibles, para nosotros y nuestros hijos"
Peter Ewins

 

Dirección: Mariana de Jesús N32 y Martín de Utreras (Sector La Granja)

PBX:(593 2) 2430 233 - 2439 549

Email: contactenos@fonag.org.ec

Quito - Ecuador

El análisis de vulnerabilidad al cambio climático, en las subcuencas de los ríos San Pedro y Pita y en las microcuencas de los ríos Papallacta y Antisana, toma como referencia los conceptos del IPCC, donde "la vulnerabilidad es el grado por el cual un sistema es susceptible o incapaz de enfrentar efectos adversos del cambio climático, incluidos la variabilidad y los extremos del clima. Es función del carácter, magnitud y rapidez del cambio climático y de la variación a la que un sistema está expuesto, de su sensibilidad y de su capacidad de adaptación" (2007). Es necesario hacer una descripción comprensiva e integral de la vulnerabilidad, reconociendo que hay aspectos que son dependientes de la amenaza y otros que no lo son, pero que agravan la situación (Cardona, 2007).

Para la definición de la vulnerabilidad de las comunidades de cada una de las unidades hídricas, piloto de este proyecto, ante eventos climáticos extremos (movimientos en masa, inundaciones y sequías), se implementó un modelo cartográfico que permitió identificar las áreas críticas en función de los resultados de los estudios del módulo de cambio climático (exposición, sensibilidad, capacidad de adaptación) y que atiende a la siguiente fórmula:

Vulnerabilidad = α1 exposición + α2 sensibilidad - α3 capacidad de apadaptación

La identificación de áreas críticas acorde a la problemática en estudio dio como resultado la representación espacial de las áreas vulnerables, en las que se recomienda la implementación de diversas actividades de adaptación, en líneas como la conservación, protección o recuperación de ecosistemas andinos altos, etc. De esta forma, se pretende aumentar el nivel de resiliencia de las poblaciones ante el cambio climático a través de la aplicación de medidas integrales, y prevenir daños en los ecosistemas frágiles proveedores de agua y reguladores del sistema hídrico en las cuencas de estudio.

Estas posibles medidas de adaptación en su fase de implementación deberán contar con un proceso de seguimiento y monitoreo continuo para registrar sus avances y niveles de impactos en la comunidad y el entorno, de manera que faciliten la toma de acciones correctivas que fueren necesarias para el logro de los objetivos planteados para cada una de ellas.